la mafia no descansa

Tu envidia es mi progreso (I)

Publicado: 2011-05-16

 

Un día cualquiera caminando por una juguetería escuche a un niño, que le acababan de regalar un juguete, decir ¿por qué no le habían dado ese juguete (señalando)? Él, quería el juguete de otro niño (que obviamente era más caro). Al escuchar esta linda frase llena de amor, como salida de una frase de película de Disney, se me vino las ganas de corresponderle con la misma ternura que tuvo con sus padres, con una frase mas o menos así:   

"chibolo de miércoles, ¡agradece!"   

Claro que no se la pude decir, aunque estoy seguro que sus papás también la pensaron. Al final, creo que el niño se fue renegando con sus papás. Pero bueno ese no es el tema. Sino lo que quiero ahora, es analizar esa situación.  

Si el niño se compara en ese instante con el otro niño de la tienda, podría pensar que su situación no es “buena”. Pero supongamos que el año pasado no le regalaron nada al chibolo malcriado (bien merecido). Entonces, haciendo la comparación con su situación del año pasado, podría decir que efectivamente si esta mejor. Entonces: ¿Cuál es la mejor opción para realizar una buena comparación? Las dos, solo depende de cómo se utilicen los resultados. Veamos.   

La primera comparación nos ayuda a saber cómo podríamos estar (un supuesto futuro, un ideal), pero con ello no podríamos decir si estamos bien o mal. ¿Por qué? Porque la situación de ambos (niños) es diferente y por lo tanto no es comparable. Si quisiéramos saber si estamos bien o mal, sería mejor utilizar la segunda comparación, ver como estábamos antes y vernos ahora. ¿Mejoramos o empeoramos? En este caso, el niño a pesar de lo que pensaba, había mejorado (antes: nada; ahora: algo).   

Estas formas de comparación también se utilizan en las políticas públicas, a través de algunos indicadores que seguro han escuchado hasta el cansancio:   

  

Brecha de ingresos (entre pobres y no pobres)   

Humala: a pesar del crecimiento económico que ha registrado nuestro país en los últimos años, la brecha entre los pobres y ricos ha crecido. (candidatos.com.pe)   

Pobreza (incidencia de pobreza)   

Keiko: "Reducire pobreza al 15%" (Perú 21)  

  

Pero al igual que el niño malcriado, algunas personas, instituciones (BM, Bloggers) utilizan los resultados no de la mejor manera (esto no quiere decir que debemos llamarlos malcriados por sea caso, no todavía) o sin querer queriendo, generan malinterpretaciones. Veamos.   

Situación 1: Compararnos con otro

El BM dice que la brecha de ingresos se ha ampliado. Y algunos como el Sr. Campodónico plantean o insinuan que esta diferencia es mala per se

"Sin embargo, lo que el INEI consigna como datos que ilustran una amplia brecha de ingresos tiene una lectura distinta para otros economistas". (La República

Otros, un poco mas directos dirán: ya sabía, los pobres están peor; puro floro que han mejorado la situación de los pobres; los ricos siguen siendo más ricos y los pobres más pobres, etc. Pero no mi amigo extremista anti-empresariado, anti-mineras, anti-ricos, no es así. Te lo explico.   

Antes que nada, es necesario saber qué es la brecha de ingresos, facilito: es la diferencia entre el ingreso de los no pobres y el ingreso de los pobres.   

BI = INP - IP   

BI: Brecha de ingresos   

INP: ingreso promedio mensual de no pobres (“ricos”)   

IP: ingreso promedio mensual de pobres   

Pongámoslo en números (tranquilo nomás, mate de primaria). Supongamos que para el 2008 el INP es S/. 600 y el IP es S/. 100, por lo tanto la brecha de ingresos es de S/. 500.   

BI = S/. 600 – S/. 100   

BI = S/. 500   

Ahora, como dice el Banco Mundial. La Brecha de Ingreso se ha ampliado. Es decir ya no sería 500 sino 700 por ejemplo. ¿Eso está mal? (Respira antes de responder). Te ayudo: No, por lo menos no per se. ¿Por qué?, porque pudo ocurrir esto:   

S/. 700 = INP – IP   

S/. 700 = S/. 900 – S/. 200   

Es decir, mejoró la situación de ambos: de los no pobres (“ricos”) y de los pobres. Pasaron de S/. 600 a S/. 900 y de S/. 100 a S/. 200, respectivamente. Y efectivamente, de acuerdo a los datos del INEI, eso fue lo que sucedió (esto lo veremos en la situación 2). Crees que el INEI no es imparcial, leete esto (a ver si me ayudas con esta Mildemonios). “Pero…”. Siempre hay peros para los amigos "todo está mal", pero tratemos de aclararles también sus peros.    

   

Pero 1: “pero los ricos mejoraron más”   

¿Me dices que mejoraron más? Uy amigo, creo que ya entiendo porque te asustaban las matemáticas. Tú me dices que los “ricos” mejoraron mas porque aumentaron su ingreso en S/. 300, mientras que los pobres en solo S/. 100. Pero te olvidas de algo, si quieres hacer una comparación de verdad, no puedes compararlos con valores absolutos, sino relativos. Entonces, mágicamente decimos que los que más mejoraron fueron los pobres porque ellos vieron incrementados sus ingresos en 100%, mientras que los “ricos” solo en 50%.   

Por otro lado, el hecho de que él mejore no quiere decir que tú empeores, no existe una lógica causal para eso, ni un mecanismo que genere eso; sino más bien todo lo contrario. Recuerda: tu envidia es su progreso.   

Pero 2: “pero los ricos ganan más que los pobres”   

Como pregunto antes: ¿Eso está mal?, ¿está mal que los Romero ganen mas que yo?, ¿está mal que Messi sea mejor jugador que yo?, ¿está mal que alguien esté mejor que tú?, no. Lo que está mal es que yo este mal -valga la redundancia- con respecto, no a los “ricos”, sino a mi mismo (el año anterior por ejemplo o a algún parámetro objetivo). O es que tú pretendes que los pobres ganen igual que los “ricos”. ¿Sí? Pues amigo, te equivocaste de país porque Cuba está más arriba, pero te comento que ahí todos son iguales. Si, igualmente pobres. Porque allí, no se premia al que más se esfuerza, porque todos ganan igual.   

Pero regresando al tema, ¿por qué no puedes tomar como parámetro para comparte a los “ricos”? Porque imagínate, que sucedería si los pobres pasan de tener un ingreso de S/. 200 a S/. 4200 y los no pobres de S/. 900 a S/. 6200. Deberíamos decir, si seguimos bajo tu supuesto, que los pobres están mal. ¿Pero lo están?   

Pero 3: “pero está mal que los ricos tengan mucho dinero”   

Alaaaaa! Ya mucho ya. Recuerdo un video de Spencer, acompañando el recorrido de Ollanta por un mercado, donde le preguntaba a la gente si apoyaba a Ollanta y ¿por qué?, ellos le respondían que lo apoyaban por tal, tal razón y porque él era pobre. ¿? A lo cual Spencer atinó a decirles, “pero el señor Humala tiene plata”. ¡No! Respondió enérgicamente la señora, como si hubiera sido un insulto decirle que la persona que ella prefería era un “rico”, él no tiene plata, terminó concluyendo la vendedora.   

¡Por favor!, tener dinero no está mal (si lo conseguiste de manera legal). Otra vez: tu envidia es su progreso.   

Pero 4: “pero es que los ricos tienen más oportunidades que los pobres”   

Por favor, no me digas eso. Porque sino volvemos a lo mismo (o sea no has leído nada de lo anterior). Eso no es culpa de los “ricos”. Lo que tendrías que decir sería: “es que los pobres tienen pocas oportunidades”, nada más. Ahí sí. Ahora lo difícil es cuantificar esas oportunidades, pero eso ya es otra cosa.   

Entonces cual es la conclusión: que la mejor opción para saber si estamos bien o mal, no es compararnos con otros. Primero, porque ambos no están en la misma situación, lo que genera que no puedan ser comparables. Y segundo, porque siempre habrá alguien mejor que tú. Pero ahora, ¿con quién nos comparamos?.Pues con nosotros mismos. ¿Y qué sucedió con los pobres bajo esta comparación? Eso lo sabremos en el próximo post. 


Escrito por

ComoeslaNuez

Economista con experiencia en gestión pública.


Publicado en